135 familias de Monte Sinaí, respaldadas con certificados de adjudicación

Hace dos semanas, en la cooperativa “Las Marías”, el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (MIDUVI) empezó con la entrega oficial de 714 Certificados de Adjudicación para la legitimación de los predios de las familias que habitan en Monte Sinaí, al noroeste de Guayaquil.

Mientras que este miércoles 19 de febrero,  fue el turno de otras 135 familias que residen en los sectores conocidos como “Los Juanes” y “San Alejo”. Los habitantes de estas cooperativas ya cuentan con certificados de posesión, con lo cual el Gobierno Nacional les garantiza la propiedad de un terreno.

Esta medida es parte de un proceso integral que ejecuta el Gobierno Nacional en este lugar, donde existe un crecimiento desproporcionado e irregular, originado a partir de la década de los 90.

La construcción anti técnica de estos asentamientos irregulares desembocó en la carencia de un hábitat digno y sustentable, pues la falta de servicios básicos y obras de infraestructura vial se hacen evidentes 20 años después de las masivas invasiones.

Previamente, las 135 familias beneficiadas fueron parte un censo poblacional, ejecutado por el MIDUVI y la Secretaría Técnica de Prevención de Asentamientos Humanos Irregulares, para dar cumplimiento la denominada Ley 88, la cual establece que las personas que hayan vivido hasta el 2010 en las zonas de invasiones no serán desalojadas, y serán parte de un proceso de legalización que permitirá mejorar las condiciones de habitabilidad.

El Gobierno Nacional tiene como objetivo transformar el territorio seleccionado en un área urbana consolidada con todos los servicios y equipamientos de infraestructura que aseguren el Buen Vivir de sus habitantes.

El evento, desarrollado en las inmediaciones del hospital en construcción de Monte Sinaí, estuvo precedido por el Ministro de Desarrollo Urbano, Diego Aulestia; el secretario Técnico de Prevención de Asentamientos Humanos Irregulares, Julio César Quiñonez; y el Gobernador del Guayas, Rolando Panchana; además de 800 moradores que pertenecen a estas familias que miran con optimismo el proceso de legalización.

En su intervención, el ministro Aulestia manifestó que se debe cambiar el modelo histórico de urbanización por uno que sea planificado, ordenado e incluyente, y que no de tregua a los traficantes de tierras.

“Este es un modelo que no ha pensado en el bienestar de sus habitantes, sino ha buscado el bienestar de pocos líderes políticos. No podemos permitir el crecimiento de asentamientos irregulares porque a la larga ello no conduce a un desarrollo urbano digno”, señaló el titular del MIDUVI.

Por su parte, Rolando Panchana destacó que “el Gobierno viene a cumplir con la legalización de la tierra, porque este documento que entregamos es un documento legal que les sirve a ustedes para que nadie más les llame informales, ilegales o invasores”.

Inmediatamente después del acto, los beneficiarios recibieron, uno por uno, sus certificados  de adjudicación, como es el caso de Ana Barros, habitante de “Los Juanes”.  Ana mostraba su alegría luego de saber que, por primera vez, tiene en sus manos un documento legal que avala la propiedad de su solar, a pesar de que, en su mano derecha, tenía un certificado falso que le había entregado un traficante de tierras hace 8 años, donde se indicaba  el pago de 1000 dólares por un predio.

“Yo me siento muy agradecida con el Gobierno porque hace mucho tiempo estábamos esperando  que se arregle nuestra situación y ahora ya no vamos a salir de nuestras cooperativas”, manifestó Barros antes de comunicarle a su esposo que ya tenía el certificado del MIDUVI en su poder.

Bella Mera, vecina de “San Alejo” aplaudió la labor del Estado porque tiene la esperanza de que, con la legalización, el barrio podrá acceder a varios servicios básicos como luz eléctrica, agua potable, alcantarillado y vías asfaltadas.