25 familias de Cañar sienten seguridad con viviendas propias

En medio de las montañas que cruzan la provincia de Cañar, 25 familias de la parroquia Honorato Vásquez del cantón Cañar asistieron con alegría a la  inauguración del proyecto habitacional “La Tranca”.

Este evento estuvo a cargo de la Dirección Provincial del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (MIDUVI). Niñas, niños, jóvenes y adultos participaron de la inauguración de las 25 viviendas que se construyeron en este sector.

El evento contó con la participación de autoridades regionales del MIDUVI como es el caso del coordinador de la Zona 6, José Brito; y el director Provincial de Cañar, Eugenio Ramón.

En el acto, se entregó los certificados de propiedad de las viviendas, que esta Cartera de Estado construyó en este sector. Además, de la mano de las autoridades, los beneficiarios recibieron manual de “Buen uso de la vivienda” para incentivar el cuidado del hogar.

José Brito manifestó que “el Gobierno Nacional trabaja permanentemente a favor de las personas de escasos recursos a fin de mejorar las condiciones de vida de cada una de las familias”.

Los habitantes accedieron al bono de vivienda de 6.000 dólares, que entrega esta Cartera de Estado. La inversión de este programa de vivienda rural es de 162.500 dólares, en donde se incluye la contraparte de 500 dólares que cada familia realizó.

En este mismo sector, también se ejecutó un mejoramiento habitacional, para lo cual la Dirección Provincial de Cañar intervino con 2.000 dólares.

Nectarino Calle es un beneficiario que no deja de agradecer al Gobierno Nacional por la posibilidad de acceder por primera vez, a sus 59 años,  a una vivienda propia. Calle se dedica a la agricultura, y cuenta que su trabajo como jornalero no le deja ingresos fijos, sino que depende de cada temporada.

“Cuando hay cosechas buenas ya tengo algo para poder sobrevivir, pero cuando el clima es malo y hay muchas heladas no se tiene beneficios. Al menos ahora tengo la tranquilidad de que tengo mi casa propia, y el dinero que antes gastaba en vivienda ahora ya me queda libre. Además la casa nos da tranquilidad”, manifestó Calle.

La vida de estas familias se transformó pues ahora cuentan con una vivienda digna de 36 metros cuadrados, con agua, luz, y alcantarillado.