Saltar al contenido principal

25 familias de San José de Payamino vivirán en nuevas casas

San José de Payamino está a aproximadamente una hora y media de distancia del Coca, capital de la provincia de Orellana, es una pequeña parroquia en donde habita menos de un millar de personas, la mayoría dedicadas a la agricultura en cultivos de cacao, café, maíz y yuca.

Allí, en un pueblo donde el calor resulta sofocante, la semana pasada fueron inauguradas las 25 casas de un plan habitacional del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) en beneficio del mismo número de familias.

La cartera de Estado invirtió aproximadamente 125.000 dólares en estas soluciones habitacionales.

La comuna es una de las más alejadas de aquella parte del país, pues para acceder a ella es necesario pasar por un camino vecinal de un carril, que atraviesa por plena selva amazónica y permite la observación de las especies vegetales de la zona, pues la vía respeta el entorno.

Además tuvo que construirse nuevamente el puente San José, pues durante la construcción de las viviendas cedió ante el peso de uno de los camiones que llevaba materiales; en este trabajo participaron activamente los comuneros, pues fueron ellos quienes reedificaron el puente.

Finalmente, y pese a lo agreste del clima de la zona, pues cuando llueve el camino se llena de lodo y los automotores pueden quedarse atrapados, el programa Nuevo Amanecer II fue entregado a la comunidad.

Una de las familias que ya vive allí es la de Froilán Jipa, de 22 años, quien habita en una casa del Miduvi junto a su hermana de 16 años y sus padres, quienes trabajan en una finca cercana al pueblo de lunes a sábado, y llegan a su casa los domingos.

“Estamos cómodos en la casa, es bonita y vivimos mejor que antes”, menciona Froilán, quien se encontraba en la vivienda preparando varios insumos para llevárselos a sus padres y quedarse ayudándoles el fin de semana.

La mayoría de las viviendas de Nuevo Amanecer II están vacías, pues sus propietarios están esperando que llegue el sábado para realizar la mudanza; las casas antiguas son de madera y en su mayoría están en estado de putrefacción.