Saltar al contenido principal

A pesar del incendio, familia damnificada recuperará su vivienda

El pasado sábado 18 de enero, la señora Cruz Mera y toda su familia vivieron un calvario al ver que la casa, sus enceres y recuerdos ardían en llamas luego de un corto circuito producido en una de las habitaciones.

El flagelo sucedió al sur de Guayaquil, en la manzana 55 de la Cooperativa Dignidad Popular, ubicada en el sector de las Malvinas. La casa, que era de caña y bloque, se derrumbó por completo; afortunadamente, no hubo víctimas que lamentar, excepto la tristeza de ver cómo el esfuerzo de toda una vida se había acabado.

Sin embargo, a partir del día de hoy, gracias a la intervención de varias instituciones del Gobierno Nacional, la vida de estas personas comenzó a reconstruirse.

Una de las primeras instituciones, que se presentó para atender esta emergencia, fue el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda, a través de la Coordinación Zonal 5 y la Dirección Provincial del MIDUVI en Guayas.

El arquitecto Guillermo Chacón, Cordinador Zonal 5, y la arquitecta María del Pilar Zalamea, Directora Provincial del MIDUVI-Guayas, se reunieron con la familia de Cruz Mera para constatar los daños y recopilar información. Hasta el momento, la familia se aloja en casas vecinas.

Ante esta situación, Chacón manifestó que el MIDUVI intervendrá inmediatamente con el Bono de Vivienda de reposición, fijado en 6000 dólares, para la reconstrucción de la vivienda, la cual se realizará sobre el mismo terreno que pertenece a las personas afectadas.

La vivienda tendrá una extensión de 36 metros cuadrados, y contará con todos los servicios y adecuaciones suficientes para que las personas recuperen su dignidad, calma y seguridad.

Doña Cruz Mera, al sentir el apoyo decidido del Gobierno, se sintió complacida por saber que recuperará su vivienda en mejores condiciones. “Le agradezco de corazón al MIDUVI por todo lo que están haciendo por mis hijos, nietos y por mí”, acotó Mera mientras observaba la limpieza de los escombros de lo que fue un mal sueño.

Por su parte, el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) intervino con enceres y alimentos para asistir a esta familia de escasos recursos económicos.