Beneficiarios de la Misión Manuela Espejo, satisfechos con sus viviendas en Napo

La comunidad Los Andes, del cantón Archidona, queda a cerca de 10 minutos del centro del cantón de la provincia de Napo, allí existen 25 viviendas entregadas por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) a los habitantes de la zona, pero una de ellas es especial.

Allí habitan Eduardo Vélez, oriundo de la ciudad guayasense de Milagro, junto a su familia, conformada por su esposa Lucila Yumbo, su hijo Adolfo de seis años, y su cuñada Catalina Yumbo, que sufre una discapacidad del 80% que ha afectado a sus condiciones físicas, intelectuales y auditivas.

Ella sufre de frecuentes y muy intensos dolores de espalda, por lo cual la mayor parte del tiempo se encuentra medicada, sin embargo cuando no lo está comparte momentos agradables con su familia, que tiene varias gallinas, cuyo sonido es música para sus oídos.

“Como tenemos las gallinas en el patio, llamamos su atención con comida y vienen a la ventana de mi cuñada, ahí ella se siente feliz dándoles de comer”, comenta Eduardo, quien labora como jornalero y en un buen mes logra ganar cerca de 200 dólares para llevar el sustento a su hogar.

Dada la difícil situación, la familia decidió aplicar para acceder a los beneficios que brinda la Misión Solidaria Manuela Espejo, impulsada por la Vicepresidencia de la República, que entre otras prestaciones, brinda viviendas con diseños especiales para las personas con discapacidad.

Todo salió como esperaban, y al poco tiempo ya contaron con una nueva casa que permite a Catalina movilizarse con más facilidad en relación a su vivienda anterior, pues actualmente cuenta con pasamanos para poder dirigirse hacia cualquier punto dentro de su hogar.

Lucila comenta con alegría que la casa ha sido una bendición para su familia, pues sin gastar en la construcción viven con comodidades que no hubieran esperado tener antes, además de contar con servicios básicos de calidad.

“Vivimos con mucha tranquilidad, además hemos accedido al bono por discapacidad, lo cual se ha convertido en un alivio, pues de ahí obtenemos el dinero para los medicamentos de Catalina”, comenta Eduardo.

Miriam Quilumba sufrió un accidente de tránsito hace algunos años, quedó parapléjica y necesita de una silla de ruedas para movilizarse, por ello se vio en la necesidad de acudir a la “Manuelita”, pues no podía trabajar y debía mantener a su hija Irene.

En el fatal accidente perdió a su esposo y a su hijo mayor, por ello aplicó para una de las viviendas que el Miduvi entregó en 2010 en el sector 21 de Enero, ubicado en el cantón Tena; allí las calles son de tierra pero ello no dificulta su acceso.

En la vivienda vive con su madre y su hija, tres generaciones que luchan por salir adelante, tres mujeres luchadoras que tienen el objetivo común de desarrollar a su hogar; allí comparten con su mascota, un pequeño perro llamado Oso, quien se ha convertido en un soporte para Miriam.

“Siempre nos visitan mis sobrinos, mi cuñada y mi hermano, además aprovechamos los fines de semana para escaparnos a la casa de mis padres, quienes tienen una pequeña finca”, comenta la ciudadana irradiando alegría, pese a las vicisitudes que ha debido enfrentar.

Irene es el orgullo de su madre, la joven de 17 años ha participado en tres concursos de belleza, en los cuales se ha llevado siempre algún galardón, ahora es la Señorita Confraternidad de Archidona.

Miriam afirma que la vivienda que le entregó el Miduvi ha sido una solución para sus problemas, pues su diseño arquitectónico le ha permitido movilizarse sin problemas en su silla de ruedas; “tenemos puertas anchas y es una casa amplia, no tengo ninguna dificultad en la casita”.

Ambos casos forman parte de los más de 6.000 que el Ministerio y la Misión Manuela Espejo han entregado a ciudadanos con discapacidad y a sus familiares más cercanos desde el año pasado, gracias a un convenio que la cartera de Estado firmó con la Vicepresidencia de la República para la dotación de viviendas con diseños especiales para la comodidad de quienes han sufrido algún problema físico o intelectual.