Discapacitados de Bolívar cuentan con vivienda digna

La Dirección del MIDUVI en Bolívar, invirtió aproximadamente 1,5 millones de dólares en beneficio de unas 300 familias que tienen miembros con algún tipo de discapacidad.

Los días empiezan antes de las 06:00 para Mónica Simbalesa, beneficiaria del proyecto de vivienda “Las Guardias”, del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda, pues desde muy temprano prepara a sus hijos para ir al colegio ubicado en el centro del cantón San Miguel de la provincia de Bolívar.

Dos de sus tres hijos acuden normalmente a clases, sin embargo, el tercero que tiene 10 años de edad no puede ir a la escuela pues cuenta con una discapacidad intelectual del 76%, por lo que su familia tuvo acceso al bono de la vivienda para los beneficiarios de la Misión Solidaria Manuela Espejo y al bono Joaquín Gallegos Lara.

El pequeño Kevin puede ahora movilizarse en una casa que le brinda todas las comodidades pese a su condición, su madre permanece con él mientras que su progenitor sale a trabajar en cultivos de trigo y maíz de la zona.

El niño es muy afectuoso y curioso, le llaman la atención las visitas y siempre trata de acercarse a las personas extrañas con alegría, aunque no le gustan las fotografías; “se asusta y llora”, dice su madre, quien a la vez agradece al Miduvi por la casa con la que actualmente cuenta, afirma que “es un milagro hecho realidad porque antes vivíamos en un cuartito por el que pagábamos $30 mensuales y teníamos este terreno botado”.

Aproximadamente a media hora de allí, en medio de la vía que conecta a Guaranda con la Costa, está la vivienda de Gloria Carrasco, quien se dedica a la cría de cuyes y ganado y es madre de Christian, quien padece de una discapacidad intelectual del 95%.

Allí vive con su padre César y su hija María, quienes le ayudan a cuidar a su hijo, pues dada su condición no puede quedarse solo en casa; Christian ama a los animales, por eso tiene tres perros, dos borregos y un gato, su favorito es un can llamado Peluche, de quien no se separa.

“Desde que vivimos aquí Christian está contento porque tiene espacio para compartir con sus mascotas”, comentó la madre de familia, mientras su hijo saludaba a los técnicos del Miduvi que visitaron su casa, quienes afirmaron que se acordó de ellos.

La familia realizó ya una modificación en su cocina, donde colocaron mobiliario nuevo y accesible para que pueda ser utilizado por el joven discapacitado con toda facilidad; “la casa es de él y por él hacemos todo”, indicó su madre.