Familiares de víctimas de atentado de Quinindé habitan ya en reasentamiento del Miduvi

A pocos minutos del centro de la ciudad esmeraldeña de Quinindé se ubica el reasentamiento Portal del Gallero del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), donde habitan varias familias, entre ellas tres que tienen en su historia un dolor inmenso por la pérdida de un ser querido.

Aquello ocurrió el pasado 4 de febrero, día en el que se llevó a cabo un evento de campaña de Alianza País, previo a las elecciones presidenciales del 17 del mismo mes; allí dos personas fallecieron tras ser agredidas a puñaladas por un criminal infiltrado en el público.

La situación conmovió al presidente Rafael Correa, quien en su cuenta de la red social Twitter envió “un abrazo solidario a las familias de Quinindé, no las dejaremos solas”, promesa que cumplió, pues ordenó a las instituciones del Frente Social que se encarguen de brindar toda la protección que los familiares de los fallecidos y heridos durante la tragedia sean atendidas prioritariamente.

Así fue como tres de ellas llegaron al Portón del Gallero, en donde gozan de una vivienda con todas las comodidades y servicios básicos, además de seguridad y tranquilidad.

Una de las familias beneficiadas es la de Servidia Nieves, ciudadana no vidente de 58 años de edad, que perdió a Frixon Viveros, uno de sus siete hijos; sin embargo, sus ánimos cambiaron al brindar un servicio necesario para sus vecinos.

Se trata de una pequeña tienda de abarrotes, que han convertido a la madre de familia con discapacidad visual en una comerciante y amiga de los habitantes del Portal, lugar al que llegó aproximadamente hace tres semanas.

“Estoy muy agradecida con el Miduvi por la oportunidad que nos dan, no voy a poder hacerle regresar a mi hijo, pero ahora que estoy trabajando gracias al espacio que tengo y eso me hace sentir mejor”, aseveró Servidia.

La historia de Carolina Hurtado de 23 años, madre de tres niños de tres y siete años, y nueve meses, sufrió una situación similar cuando su esposo falleció por una puñalada durante esta tragedia.

Ella se quedó desempleada y en una situación complicada, pues vivía donde un cuñado que tras la muerte de su hermano le pidió a Carolina la vivienda que ocupaban, ubicada en el sector de Patria Nueva, del cantón Quinindé.

No obstante, hace cuatro semanas llegó al Portal del Gallero, donde espera instalar un pequeño negocio para poder mantener a sus hijos hasta poder conseguir un trabajo fijo, para ello piensa tramitar un préstamo con la banca pública.

“Quiero agradecer al presidente Correa por cumplir su promesa”, afirmó, al tiempo que señaló que su nueva vivienda es una oportunidad de oro para sacar adelante a sus hijos.

Junto a Carolina vive María Cabrera de 18 años de edad, madre de dos hijos y cuyo esposo, Edison Gómez, sufrió una grave herida durante el atentado de Quinindé, la que le impide mover su brazo con facilidad y se ha convertido en una molestia, pues labora en albañilería.

La joven vive ahora en compañía de su esposo, sus hijos y un hijastro, en una vivienda que le ha permitido sentir mayor comodidad, pues anteriormente habitaba una casa de caña arrendada en la zona de Patria Nueva; por ella pagaba $30 mensuales.

“Saber que la casa es nuestra es un alivio, ahora tengo que conseguir un trabajo y aportar económicamente a mi hogar, pero tengo muchas esperanzas”, indicó.