Saltar al contenido principal

Familias de Vencer o Morir visitaron Socio Vivienda

Un grupo de 25 familias afectadas por las inundaciones provocadas por las fuertes lluvias registradas en la zona Vencer o Morir de Guayaquil, durante el último invierno, serán próximamente reubicadas en nuevas casas por parte del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi).

Estas familias llegarán a habitar viviendas por estrenar en la segunda etapa del programa Socio Vivienda, en donde tendrán casas más cómodas que aquellas en las que hoy viven.

Con ese fin, esta mañana se programó un recorrido de estos ciudadanos por la zona en donde habitarán, ellos se sintieron muy satisfechos al conocer el sector y las villas, a las que en un futuro llamarán “su hogar”.

Una de estas personas es Ausberta Pachito, quien está a cargo de un nieto con discapacidad intelectual y que habita en Vencer o Morir desde hace unos 18 años, aunque admite que ha tenido dos problemas muy graves en aquel sector: las inundaciones y la insalubridad.

“Todos los años se inunda y tenemos que cuidarnos del dengue”, recordó la ciudadana de 71 años de edad, quien agregó que no le gusta vivir allí, “pero estoy en Vencer o Morir porque no tengo otro lugar a dónde ir”.

Así, Ausberta guarda mucha gratitud con el Miduvi, pues le permitirá contar con una casa más cómoda para el cuidado de su nieto; “estoy muy agradecida con el Gobierno por sacarnos de aquí y llevarnos a un sitio más cómodo”, concluyó.

A pocos pasos de la vivienda de la anciana habita Benjamín Bautista, quien vive en la zona aproximadamente tres años, y coincide con Ausberta al indicar que el mayor problema del barrio son las inundaciones.

“No se puede andar por aquí porque todo se hace de lodo y es muy sucio, y además los techos tienen huecos y por ahí pasa el agua”, por ello se halla en búsqueda de un nuevo hogar para sus hijos y esposa, problemática a la que encontró una solución con la reubicación en Socio Vivienda.

Benjamín tiene una hija pequeña, que apenas está aprendiendo a hablar, ella es la motivación que tiene para cambiarse a una nueva casa; “allá vamos a vivir bien, no en el agua como acá”, asegura.

A pesar de que aún no se ha definido la fecha para la mudanza de estas familias, el Miduvi está trabajando para garantizarles una vivienda digna.