MIDUVI socializó línea de financiamiento de Vivienda Popular con cooperativas de ahorro y crédito

En las instalaciones del Museo Mindalae (Quito), el jueves 25 de septiembre, el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (MIDUVI) socializó con Organizaciones del Sector de Finanzas Populares (OSFPS) las posibles estrategias de la “Línea de Financiamiento de Vivienda Popular”, que busca implementar el MIDUVI para facilitar el acceso a la vivienda por parte de las y los ciudadanos de escasos recursos económicos que no han sido atendidas por las instituciones crediticias del país.

El evento contó con la participación del ministro Diego Aulestia y el director general de la Corporación de Finanzas Populares (CONAFIPS), Geovanny Cardoso.

En su intervención, el ministro Aulestia señaló que “buscamos dar cumplimiento al derecho a la ciudad; es decir, construir ciudades inclusivas, equitativas, planificadas, sustentables, sostenibles, resistentes y compactas; y para ello, estamos dando mayor dinamismo a varios ejes de nuestra política pública”.

La creación de esta iniciativa es parte de la política de vivienda, que guarda relación con el Plan Del Buen Vivir 2013-2017, y que busca el mejoramiento de la calidad de vida de la población a través de la generación y acceso a una vivienda digna y adecuada.

Las estrategias de financiamiento están encaminadas a promocionar la vivienda de interés social, identificar las Organizaciones del Sector de Finanzas Populares que estarían interesadas en participar, y promover los incentivos de vivienda que tiene el MIDUVI mediante la emisión de Bonos de Vivienda.

“Nuestro principal instrumento es el bono de vivienda. Actualmente tenemos un presupuesto que bordea los USD. 190 millones para que, quienes menos tienen, puedan comprar, mejorar, ampliar y rehabilitar sus viviendas”, precisó el titular del MIDUVI.

La línea de financiamiento se orienta a varias modalidades de ayuda como la compra de terreno para vivienda productiva, construcción en terreno propio, adquisición de vivienda nueva, adquisición de vivienda usada y el mejoramiento, remodelación y/o ampliación.

Por otra parte, el economista Aulestia precisó que las personas que reciben el bono de vivienda no son “un cliente atractivo” para las instituciones financieras. “Ellas se enfocan en el riesgo y rentabilidad; para ayudar a resolver ese cuello de botella, desde el MIDUVI, vamos a mejorar la rentabilidad y reducir el riesgo de las instituciones financieras que concedan préstamos para viviendas de hasta USD. 30 mil”, acotó.

El monto del financiamiento se determina por el Bono de Vivienda del MIDUVI, el mismo que se otorgará en el caso de que el precio máximo de la vivienda (en cualquiera de las modalidades mencionadas) sea de USD. 30.000. Mientras que el plazo de los créditos, tendrá una duración de 15 años, con una frecuencia de pago mensual.