Saltar al contenido principal

Programa de vivienda “Chicán-Tomebamba”, en la recta final

El programa de vivienda rural “Chicán-Tomebamba”, ubicado en el cantón Paute, provincia del Azuay, está por terminar. Varias familias beneficiarias realizan labores de limpieza y adecentamiento de las unidades habitacionales, antes de utilizarlas.

Jacqueline Torres, madre de Jomaira y Jordy, de 11 y un año de edad respectivamente, es una de las beneficiarias que está dedicada a la limpieza del piso de cerámica de la casa construida con el bono de la vivienda que entrega el Gobierno Nacional por intermedio del MIDUVI.

“Cuando iniciaron la construcción me puse tan feliz. Transportar el material a mi terreno fue el inicio de este sueño. Con el sueldo de mi esposo era imposible comprar una vivienda; mi hijo aprendió a caminar en la casa del MIDUVI”, indicó Jacqueline Torres.

Las hermanas Ninfa e Isabel Guachún, también están felices al saber que muy pronto habitarán en la vivienda levantada en el terreno que sus padres las heredaron con las respectivas escrituras, lo que les permitió ser beneficiarias del bono de la vivienda de 6.000 dólares.

Las familias de las hermanas Guachún, por falta de recursos económicos veían lejano el sueño de tener una vivienda digna y propia. “Todos estos años vivimos en un cuarto prestado en la casa de mis padres”, señaló Ninfa Guachún, madre de Fernando Sangucho, de cuatro años de edad.

Las 25 unidades habitacionales nuevas y los dos mejoramientos del programa Chicán-Tomebamba, se construyen con una inversión de 167.100 dólares, canalizados a través del bono de la vivienda.

La obra beneficia a familias de las comunidades Naste, Santúl, Toctehauyco, Chinigauyco, Santúl Alto, Morasloma, Uyurloma, Santicay, Tomebamba y Chicán, del cantón Paute.

Las viviendas que registran un avance del 99 por ciento de construcción, son de 36 metros cuadrados, cuentan con dos dormitorios, sala, cocina, comedor, pisos y mesón con cerámica y batería sanitaria; la fachada frontal y posterior de la vivienda queda enlucida y pintada, tienen cinco ventanas de hierro con vidrio y techo de asbesto cemento.

En estos días, las familias beneficiarias gestionan la instalación de los servicios de agua potable, electricidad y alcantarillado a fin de poder habitarlas de inmediato en las nuevas casas.