Viviendas dignas para personas con discapacidad de Imbabura

El Gobierno Nacional por medio del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda, contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad de todo el país, a través de la entrega de soluciones habitacionales dignas y adecuadas a sus necesidades.

En la provincia de Imbabura, esta Cartera de Estado, en coordinación con la Misión Solidaria “Manuela Espejo”, entregó 33 viviendas nuevas y mejoramientos a familias que tienen en su hogar a personas con discapacidad. La inversión destinada para concretar esta obra es de alrededor de 190.000 dólares.

Las familias beneficiadas con esta obra, hoy viven de mejor manera, tal como señala,  Kerly Sánchez, madre de tres niños: Michael Hinojosa de 8 años, con retardo mental, Estefany Hinojosa de 6 años y Naomí Hinojosa de 1 año y 5 meses de edad.

La casa de esta familia, está ubicada en el barrio San Agustín, al sur de San Antonio de Ibarra, en donde viven desde hace aproximadamente dos meses atrás. Antes de llegar a este lugar, Kerly Sánchez y sus hijos, vivían en Guayllabamba (provincia de Pichincha), y de allí viajaron a Ibarra, para radicarse en el barrio Pugacho, en donde arrendó dos cuartos pequeños, por los que pagaba 75 dólares al mes.

En ese sector ubicado al occidente de Ibarra, vivió por espacio de un año. Durante este tiempo también realizó las gestiones para obtener el apoyo del Gobierno para conseguir la casa para Michael, un niño que a pesar de su discapacidad, es muy activo y tierno.

“Estoy muy feliz y agradecida con el Gobierno Nacional y el MIDUVI, porque me extendieron el apoyo, para poder vivir mejor con mis hijos”, señaló Sánchez, con evidente alegría y rodeada de sus hijos, quienes hoy tienen el espacio suficiente para realizar sus actividades.

El accionar del MIDUVI también está en el barrio Huerto Familiares, norte de Ibarra. Allí viven Nixón Stalyn Ipiales de 10 años de edad y Anderson Ipiales de 9 años, son dos niños que tienen parálisis cerebral y retardo mental, quienes gracias al apoyo del MIDUVI y del Programa “Manuela Espejo”, accedieron a una vivienda que les permitió mejorar las condiciones de vida.

Carmen Sánchez, es la madre de estos niños. Es nativa de Añaspamba, una comunidad rural ubicada en la cordillera oriental de Ibarra, está feliz con la obra que recibió, porque permite a los menores, contar con espacios adecuados para cada una de las actividades.

Recordó que por el problema de salud de sus hijos, hace cuatro años decidió dejar su natal comunidad y con el apoyo de sus padres, adquirió un pequeño terreno en Los Huertos Familiares, en donde en principio había una casa vieja, con goteras por todo lado.

Por ello buscó el apoyo en el MIDUVI y el Programa “Manuela Espejo”, entidades que luego del respectivo análisis de la situación, canalizaron la ayuda para dotarles de una vivienda digna, con espacios necesarios para cumplir sus actividades.

Carmen Sánchez, se siente agradecida con el Gobierno, porque la casa que recibió, aparte de mejorar la calidad de vida, también le permite asistir con sus tiernos niños a las terapias de recuperación en el Centro de Rehabilitación Médica del Instituto Nacional de la Familia, ubicado a unos 4 kilómetros al sur del hogar donde viven.

Las viviendas a favor de las personas con discapacidad están distribuidas en toda la provincia de Imbabura. Son de 36 metros cuadrados, cuentan con dos dormitorios, sala, comedor, cocina, un baño adecuado a las condiciones de las personas con discapacidad y servicios básicos.

Además, al momento se construyen 66 viviendas nuevas y siete mejoramientos en diferentes cantones de la provincia, con una inversión aproximada de 400.000 dólares. La obra registra un 50 por ciento de avance y su terminación está prevista para febrero del próximo año.