Saltar al contenido principal

En Pujilí cada día hay un Dulce Amanecer.

Rosario Tigma junto a su madre e hijo, beneficiarios del proyecto.

9.12.2018 (Pujilí, Cotopaxi)

Cada familia es una historia diferente, pero en Dulce Amanecer, urbanización construida en Pujilí, Cotopaxi, todos los beneficiarios convergen en un final feliz, tras recibir una vivienda gratuita dentro del programa Casa Para Todos, que ejecuta esta cartera de Estado bajo el liderazgo del mandatario Lenín Moreno y de Rocío González de Moreno; presidenta del Comité del Plan Toda una vida.

Susana Pico, ama de casa, junto con sus dos hijos forman parte de las 62 familias beneficiarias que recibieron por parte del Estado una casa subvencionada al 100 %. Ella está feliz porque ahora disfruta de una casa con tres habitaciones, con todos los servicios básicos, y sus pequeños pueden disfrutar de un lugar seguro para jugar.

“Estoy muy agradecida con el señor presidente (Lenín Moreno), esta casa es bonita, tengo mi cocina, mi sala, mi comedor, cada dormitorio para mis hijos y baño privado”.

Rosario Tigma, también vive en el plan habitacional, y ella asegura que su sueño se ha cumplido. “Nos sentimos muy contentos por darnos este hogar, somos muy felices aquí mi mamá, mi hijo y yo, gracias al señor presidente por dar prioridad a quienes poco tenemos”.  Similar agradecimiento también lo hace María Chuchilán. “Mi vida ha dada un gran cambio, jamás imaginé recibir una casa, estoy muy feliz”.

El Gobierno de Todos cambia la vida de las familias que más lo necesitan gracias al programa Casa Para Todos, que avanza su ejecución en todo el país.