Saltar al contenido principal

En San Alejo, no solo el niño Jesús vive feliz.

Virginia Rezabala y su hijo Jesús, felices viven en San Alejo.

(Portoviejo, Manabí)

La fiesta de la Navidad está por llegar, pero para centenas de familias manabitas esta se adelantó con la entrega de sus viviendas nuevas en las urbanizaciones que construye el Gobierno de Todos dentro del programa emblemático Casa para Todos, que lidera el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (MIDUVI).

Jesús Espinales, de 5 años, es uno de los muchos niños favorecidos en este plan. Él junto a su madre Virginia Rezabala ahora viven en una casa digna del proyecto San Alejo, Portoviejo.

La situación para esta familia cambió de forma radical. Antes la diversión de Jesús era limitada. El ambiente en que vivía no prestaba ningún tipo de  seguridad para su desenvolvimiento. El pequeño posee discapacidad física y el entorno no era accesible para su movilidad.

Ahora, en San Alejo puede desplazarse y disfrutar de los juegos inclusivos instalados en áreas seguras, garantizando su recreación e interacción con los demás chicos.

El programa Casa Para Todos no solo ofrece viviendas, es un proyecto que integra a la comunidad y en la que intervienen varios actores sociales para brindar una mejor calidad de vida.

San Alejo está conformada por 315 viviendas, mientras que en todo Manabí se concluye la construcción de 21 proyectos, en lo que vivirán 3.500 familias.